De coleccionistas a “streamers”

musica-streaming-digital-blog-blogestereo

En la era del streaming, de los dispositivos móviles, tabletas, de archivos binarios emulando las ondas sonoras, codificados en alta velocidad, del big data, parece que, en principio, sean innecesarias las colecciones musicales en vinilo de diferentes formatos, los Discos compactos o cintas magnetofónicas, los equipos de sonidos especializados. Lentamente las redes inalámbricas y de datos imponen su espacio sobre los componentes favoritos de los audiofilicos o amantes de la música. Los cables de Ethernet llevan de un lado a otro los sabores musicales del mundo, de un hemisferio a otro.

Encontrar a alguien en casa, hoy día, desempolvando un acetato, un LP en muchos casos parece arcaico pero en otros un nuevo camino en la moda actual. En una gaveta se encuentra almacenados cientos de discos compactos de colecciones de la juventud, y en muchos casos en el abandono, un reproductor de CD que se llena de polvo mientras llegamos a la segunda década del siglo 21. Puristas abogan por el vinilo como la tecnología de mejor calidad de audio, formulando que la digitalización de la música, hizo de ella algo muy común, masivo y popular como si el arte o las manifestaciones artísticas fueran excluyentes. Puristas formulan que la música digital, el archivo que escuchamos en nuestro dispositivo no tiene el mismo valor que el acetato original de su banda favorita. Se basan en que el sonido es mejor, que para saber más de música, hay que tener colecciones inmensas de acetatos y tornamesas profesionales para disfrutar del artista.

Sin embargo, y aunque en parte tengan razón, específicamente sobre la calidad y la mística de escuchar un vinilo que tarda días para llegar a la casa, el planeta está más conectado que nunca, con la posibilidad de escuchar su música favorita a un clic, de que un infante conozca la historia del rock clásico en pocos minutos, o de viajar por medio de la tecnología y las redes de información a cualquier lugar del mundo, conocer nuevos géneros y darse gusto de aligerar la carga musical a través de su aplicación favorita.

Al final del camino, en esa estela sonora de los datos y los medio en línea, lo importante es la música misma, no importa si en vivo, digital, en su casa o en su oficina en la calle o en el parque, para lo cual hoy día el planeta dispone de los servicios de streaming para recopilar con cuidadoso y preciso oído lo favorito de los coleccionistas de antaño, digitalizando sus acetatos, cintas magnetofónicas en archivos digitales.

Comments
  1. Carolina V | Responder
  2. duego | Responder
  3. pocha | Responder
  4. omar Sánchez | Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *