La identidad digital hispana a través de la música

Por: Federico Saretzki

¿Te has preguntado alguna vez como es tu identidad digital/musical?

Entre tantas ventanas abiertas, con múltiples posibilidades para encontrar caminos sonoros, siempre queda una huella que nos diferencia unos de otros. Nos miramos en el espejo, buscando una presencia musical que nos defina, que nos indique de dónde venimos, como sonamos y más aún como nos identificamos con nosotros mismos. De esta manera, en este planeta lleno de Bytes, datos, redes, realidades digitales, tenemos la opción, por un momento, desde la distancia, mirarnos en detalle mientras la estela musical atrae nuevos oyentes.

Solo hoy día, estamos en la capacidad de explicarnos a nosotros mismos como sonamos, en un breve instante, para acceder a la multiplicad musical de nuestra región. Desde la Patagonia, hasta la frontera mexicana con los Estados Unidos, separados por el inmenso Mar Caribe y el océano atlántico, pareciera que cantamos el mismo idioma. Desde Brasil, dejando una huella imborrable de su música incluyente, con danzas y bailes celebrando la vida, hasta lo más alto de Los Andes, encontramos los sonidos que nos identifican.Nos subimos en la primera estación, y abrimos esa ventana predeterminada que tenemos en nuestro navegador, para ir construyendo nuestro día digital.

Ahí sentados en nuestro sillón predilecto, con nuestro dispositivo favorito, desde la orgánica de nuestro respiro, con los oídos bien abiertos, hacemos clic para buscar respuestas en la música. No sabemos si bailar, escuchar, simular que somos algún guitarrista argentino, un cantante mexicano o simplemente un conguero cubano. Pero sabemos que en esas canciones que solíamos escuchar en el tocadiscos predilecto del abuelo, se sostienen los recuerdos como estrellas para que las encontremos. Queremos cantar, viajar con los sonidos de nuestros ancestros para ir escribiendo nuestra propia historia musical. Podemos poner nuestro disco favorito en el tornamesa, dejar que la huella de la aguja reproduzca los sonidos, pero al mismo tiempo buscamos el enlace que nos ofrece un mar de posibilidades.

De esta forma, te relajas en ese sillón, sonríes porque encontraste tu canción favorita, mientras descubres un género que no habías escuchado antes, donde lo analógico se une con lo digital, el Tango renace y la samba se digitaliza.La historia de los seres humanos se cuenta en canciones, coplas, tangos, serenatas, en bailes y carnavales, de ahí es donde se desprenden los sonidos que nos identifican. Somos Caribe, electrónica, melancolía, bossa nova y vallenato al tiempo. Bailamos cumbia al son de unas trompetas y le cantamos a “Chango” mientras subimos a Los Andes.

¡Tú estela musical queda grabada como reflejo de lo que escuchas!

Comments
  1. catalina | Responder
  2. Liliana Monroy | Responder
  3. Clemencia | Responder
  4. Juan Escobar | Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *