El curador musical y sus retos

Por Federico Saretzki

En la actualidad, en este mundo lleno de tecnología, dispositivos móviles, redes inalámbricas, y con las múltiples formas que existen para compartir contenido, surge un nuevo elemento vital en la industria musical. Aquel personaje, que cuidadosamente escoge, programa, filtra, revisa y nutre canales de radio en línea con el apoyo de su instinto y su capacidad auditiva: el curador musical.

Saber escoger “a mano”, en este planeta lleno de posibilidades, colores, olores, sabores, se ha convertido en un camino intenso para los sentidos. Imaginemos al mundo virtual, al cual accedemos diariamente para revisar correo electrónico, utilizar redes sociales, escuchar música, hacer compras, ver videos como un inmenso e infinito “Centro Comercial.” Un centro comercial sin mapa, sin guía donde su propio instinto lo llevan a buscar o a encontrarse con contenido “afín” a sus gustos. La primera guía posible es robotizada, algoritmos y arañas, que de una manera fría reconocen su gusto, asumen por usted automática y aleatoriamente. Millones de pasillos con vitrinas de todos los colores que cambian su camino, lo distraen, lo llevan a productos que no quiere, a escuchar música que no es de su gusto.

En medio de uno de los pasillos, aparece un guía, anónimo, silencioso pero muy cuidadoso cuando visita el centro comercial. Lo conoce de esquina a esquina, sabe dónde se encuentran las mejores ofertas, la mejor calidad, los mejores productos. En un ejercicio diario y cuidadoso, escoge consistentemente. Conoce el talento de “filtrar”, separando, clasificando diariamente y reteniendo en el sistema lo más relevante. Lo recibe a usted en la puerta, para guiarlo con mucha delicadeza y mostrarle las posibilidades que existen y que muy seguramente serán de todo su gusto. Usted, lleno de múltiples distracciones, acompaña a este guía para que lo lleve a un viaje musical.

El curador, busca crear una experiencia sensorial, construir un espacio sonoro que atraiga a los que visitan el centro comercial. Su reto no se basa en convencerlo, sino de atraerlo a que escuche basado en su gusto y no basado en un cálculo matemático. Hay miles de posibilidades en las redes, pero aquellas basadas en un componente humano, donde unidos el talento, la dedicación, la investigación y el buen gusto, se ofrecen servicios “más humanos”. El curador se convierte en consejero, en un lector de las tendencias, generador de sentidos; se convierte en el “algoritmo humano”, que nos salva de tener que escuchar todo, mientras que realiza conexiones que no podemos pensar solos.

La recomendación musical y el descubrimiento de nueva música es la nueva frontera. Los visitantes al centro comercial tienen diferentes gustos y quieren ser sorprendidos. Se quieren conectar con otras personas, a través de la música. No están buscando listados de reproducción que se deriven de su canción favorita, por el contrario, quieren encontrar su próxima canción favorita.

Comments
  1. PolloParra | Responder
  2. Rod Pel | Responder
  3. Carolina | Responder
  4. Lauracaponte | Responder
  5. Clemencia | Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *